Categorized | General

Serie ‘Autos Míticos’ hoy el LOTUS 56B (el F1 a Turbina)

Autos Míticos.

¿Que convierte a un auto en Mítico?

Será su perfomance, será su piloto, será su belleza, será su diseñador, su fealdad, su excentricidad, su genialidad, …. Quien sabe

Hoy le toca el turno al:

Lotus 56B

En 1966, el reglamento de la Fórmula se puso mas permisivo. Pocas restricciones y mucho de libertad.

Lo mas estricto era que los motores aspirados podrían tener tres litros de cilindrada y los que tenían un turbocompresor, 1.500cm3.

Pero lo más destacable es que fueron admitidos otros dos tipos de motores. Por un lado estaban los rotativos, los NSU-Wankel  y también se permitió el uso de turbinas a gas. A ver… ¿a quien se le podía ocurrir hacer un auto con una turbina?

Si señor…. a Colin Chapman!!

 

 

Como diseñador y constructor, Colin Chapman pasó a la historia como el autor de la mayoría de las ideas más geniales, que sirvieron para revolucionar la técnica de la Fórmula 1.

En 1963, comenzó a construir coches con chasis monocasco. hasta entonces, todos los coches tenían sus estructura formada por una serie de tubos, pero Colin Chapman pensó que sería más efectivo un chasis construido como una única unidad. Esa técnica, entonces revolucionaria -en la actualidad absolutamente generalizada-, le sirvió para conquistar su primer campeonato del mundo.

En 1967, Colin Chapman volvió a revolucionar la técnica del diseño y construcción de coches de carreras, al utilizar el motor como parte fundamental de la estructura del coche.
Hasta entonces, el motor estaba apoyado y sujeto al chasis, como un elemento incorporado al mismo. Chapman había convencido a Ford, por un lado, y a los técnicos Costin y Duckworth por otro, para que le diseñaran un motor para él sobre la base de un V-8 de Ford. Cosworth V8, les suena?

Ese motor, utilizado primero de forma exclusiva por Lotus y más tarde generalizado, consiguió en sus quince años de actividad más de 150 victorias.

Pero la revolución de diseño concebida por Colin Chapman consistió en que el motor sirviera como anclaje de la suspensión trasera, con lo que dejaba de ser un elemento añadido para formar parte de la estructura También, como sus otros inventos acabó siendo utilizado por todos sus rivales.

Fue el primero en eliminar el radiador del morro, y colocarlos en posiciones más lógicas aerodinámicamente, ganando 14 km/h solo con este cambio. Incorporó a la Fórmula 1 los alerones traseros y delanteros.

La última revolución técnica, la más reciente, fue la de concebir los chasis de los coches como si fueran alas invertidas que, gracias al Efecto Suelo, permitían un importantísimo incremento de la estabilidad en las curvas. Esa última revolución técnica le dio su también último título mundial en 1978,

 

Algunos de sus desarrollos tuvieron gran éxito, otros no, como el Lotus 56B, el primer y único Fórmula 1 con motor a turbina.

El proyecto nació en 1968, con las 500 Millas de Indianápolis como laboratorio. Chapman quería ganar la carrera con un auto impulsado a turbina. Ayudado por el dueño de la petrolera STP, Andy Granatelli, ambos fueron a contactarse con los técnicos de la fábrica Pratt & Whitney de Estados Unidos. Querían una turbina de dos ejes para un chasis de Indy. En fin, una turbina de un avión adaptada a un auto de carreras. Las pocas veces que se habían hecho estos inventos por esos días era para batir récords de velocidad en algún desierto…

 

 

Teóricamente un circuito oval con largas rectas y amplias curvas era el terreno perfecto para aprovechar las ventajas de un auto propulsado por turbina.

El nacimiento de la idea tuvo un final trágico. El Lotus 56 con turbina Pratt & Whitney fue probado por primera vez el 7 de mayo de 1968. Y tuvo un accidente que terminó con la vida de Mike Spence, quien era el tester.

 

Chapman y Granatelli se recuperaron del sopapo y presentaron dos autos en las 500 Millas de ese año. Esta vez arrancó dulce la historia. Joe Leonard y Graham Hill clavaron el 1-2 en la grilla de partida. Era un 1-2 en el debut en el templo de la velocidad. Uaaauuu!!. En carrera las cosas no fueron tan bien. Leonard abandonó por un problema de alimentación de gas. Pero iba ganando. Y Hill tuvo un accidente mientras peleaba los lugares de punta. De todas formas, el golpe que había causado la muerte de Spence había sacado canas verdes a los directivos de la USAC, la entidad que controlaba las carreras en EE.UU que restringió tanto al modelo que Lotus decidió retirarse.

Colin Chapman al ver que en EEUU no lo querían, adaptó el concepto a su utilización en la Fórmula 1, un terreno menos propicio a las características del coche. La temporada de 1971 fue la elegida para poner en pista el Lotus 56B con la Pratt & Whitney.

http://2.bp.blogspot.com/-qtXOK7Um7jc/UhjfxsBjvVI/AAAAAAAAAXY/Wr9dINJ3dnk/s1600/jochen_rindt___colin_chapman__italy_1970__by_f1_history-d5v4cf4.jpg

Jochen Rindt se dedicó a desarrollar el chasis, que había sido modificado para colocar al piloto. El habitáculo estaba mucho más adelante que lo normal debido a las medidas de la turbina. Los ensayos comenzaron en 1970 y terminaron cuando el austríaco se mató en Monza. Ese año fue campeón post-mortem.

Nada era convencional en el 56B, aparte del motor a turbina Pratt & Whitney que proporcionaba más de 500 CV llegando a la friolera  de 35.000 Rpm (cuando los F1 convencionales andaban sobre los 425 Cv), el coche incluía otras muchas sorpresas. La tracción integral, no disponía de caja de cambios y fue uno de los primeros F1 con una aerodinámica depurada. Pero aunque el 56B tenía grandes ventajas con respecto a los F1 convencionales también sufría serias desventajas. Era grande y pesado, el consumo era muy elevado, comía cómo lima nueva y la ausencia de freno motor provocaba que los frenos del auto estuvieran al rojo en toda la carrera.

Se montaron cinco unidades del Lotus 56B, dos de las cuales se conservan en museos británicos como homenaje a un auto que sin duda se adelanto a su época.

El sistema de propulsión no era como la que utilizan en aviación, sino que utilizaba la turbina para mover un sistema de engranajes y estos a su vez se distribuían hacia las cuatro ruedas. Sino imagínense lo que hubiera sido de ponerse atrás para lograr la succión.

 

Casi debuta en el GP de Argentina pero no llegaron con el auto listo

 

Que los mejores resultados hayan llegado en Monza y Hockenheim no es casualidad. Es que estos trazados tenían largas rectas, lo que facilitaban el manejo del auto. ¿Por qué? Porque sólo se tenían acelerador y freno. No había caja de cambios. Eso obligaba al piloto a usar exclusivamente el freno para bajar de velocidad en una curva. No existía la chance de ayudar a frenar mediante los rebajes. Además, la turbina era rápida altas revoluciones, por lo que cada piloto debía ir acelerando en la mitad de la curva mientras todavía venía frenando. Eso causaba un gran recalentamiento en los discos, el punto más negativo de la fórmula…


Tres veces más se presentaría el Lotus 52B.  El mejor resultado lo logró Emerson en la última presentación del Lotus 56B-Pratt & Whitney.

Chapman analizó las contras del auto y lo dejó de lado. El Lotus 56B impulsado por la turbina tenía mucho para restar.

  • Era muy complicado hacerlo doblar con las cuatro ruedas motrices.
  • El piloto iba incómodo y  los frenos iban al rojo vivo continuamente.
  • Para colmo, no hacía ruido y en la tribuna no producía nada… (cómo hoy día)  Simplemente un agudo sonido cuando pasaba por la recta.

Graham Hill. contaba que la sensación de conducirlo era muy extraña, al momento de accionar el “acelerador” no tenía respuesta inmediata, sino que después de un instante reaccionaba con un patadón por la fuerza de empuje que provocaba.
El tránsito en las curvas era muy difícil, ya que se lo debía llevar acelerado para no perder potencia, otro dato importante era que al no disponer de marchas para rebaje o de freno motor, el auto no desaceleraba, por lo que los frenos sufrían considerablemente.

Habitáculo Lotus 56B. (El reloj que dice I.T.T es la potencia del Motor x100, en porcentaje)

Los 680 kilogramos de hierro trabajados con tanto amor y dedicación quedaron tirados en el taller de Lotus. La turbina modelo PT-6, de 3.000 cc de cilindrada relativa y que producía 550 caballos, se apagó. Sus más de 35.000 RPM que desarrolló en las rectas de Monza o Hockenheim quedaron grabados sólo para los que asistieron a esas carreras.  Chapman, otra vez, había despabilado a todo el paddock. Aunque no le salió del todo bien, pero otra vez se puso el traje de genio…

 

 

Motor

  • Fabricante: Pratt & Whitney of Canada STN76, adaptación de un Turbomotor PT-6
  • Posición motor: Central
  • Configuración: Turbina con compresor centrífugo de una etapa, cámara de combustión anular de flujo invertido,
    turbina de alta presión de una etapa, turbina libre de una etapa
  • Cilindrada: Equivalente a 3.000 cc (Es el volumen de la cámara de combustión)
  • Potencia/régimen: 500 CV 35.000 Rpm

Transmisión

  •  Tracción: A las cuatro ruedas
  • Caja de cambios: transmisión directa y una marcha atrás para cumplir con las normas de la F1

Chasis

  • Suspensión delantera: independiente de doble brazo
  • Suspensión trasera: independiente de doble brazo
  • Frenos: discos Girling (dos por rueda)
  • Peso en vacío: 612 kg
  • Medida llanta: 15 pulgadas
  • Capacidad del depósito: 235 Litros
  • Distancia entre ejes: 2.590 mm
  • Trochas delantera y trasera: 1.586 mm

 

 

Por todo ésto y a pesar de no haber conseguido resultados importantes… el Lotus 52B merece estar en ésta serie de..

Autos Míticos

Comentarios cerrados.

Advert

The Formula 1 Widget
requires Adobe Flash
Player 7 or higher.
To view it, click here
to get the latest
Adobe Flash Player.

Etiquetas

Seguinos en Twitter @la_maxima_net

Instagram La Máxima

Something is wrong.
Instagram token error.